Youtube cambia el juego para bien

YouTube afirma que eliminará los vídeos de supremacismo racial, de género o religioso, y pronazi o negacionistas del Holocausto.

Después del caos en los últimos meses con YouTube y los vídeos que motivaban a los niños a hacer cosas indebidas la plataforma a comenzado a crear nuevas estrategias. Una de estas es impulsar a los youtubers más reconocidos a través de series originales. La segunda estrategia es dar prioridad al contenido que cause ruido y no haga daño, la tercera estrategia es la invitar a personalidades reconocidas (Tales como Jlo, Alex Rodríguez Will Smith, entre otros…) a formar parte de la familia de YouTube 

YouTube ha anunciado cambios en sus políticas contra el discurso del odio en la plataforma, con tres pilares básicos. En primer lugar, eliminarán el odio y el supremacismo mediante la prohibición específica de vídeos de supremacismo racial que justifique discriminación, segregación o exclusión. En segundo lugar, tratará de reducir los bulos a la vez que impulsará contenidos de fuentes autorizadas (como hicieron en el caso de Capitana Marvel y otros). Por último, la compañía afirma que hará cumplir las políticas de monetización, es decir, que si los creadores las infringen constantemente, serán suspendido del programa de partners que les habilita a ganar dinero.

En un comunicado que la compañía nos ha remitido presume de todos los esuferzos que ha hecho para limitar la visibilidad y propagación del discurso del odio, algo que, por todos los casos que han seguido apareciendo, no han podido lograr del todo o en gran medida. Y decimos esto porque el tamaño de YouTube es tan vasto que incluso una victoria en esta arena puede ser insuficiente.

La compañía presume, por ejemplo, de que limitar las recomendaciones de vídeos de supremacía redujo las visitas a estos en un 80%. Es algo celebrable, pero el problema es que el 20% restante sigue siendo una cifra gigantesca.

Otro de los objetivos que YouTube dice haberse marcado es luchar contra la desinformación, tan importante políticamente en su país de origen y tantos otros. Como decíamos, reforzar canales informativos de confianza (como The Hollywood Reporter o WIRED) en lugar de aquellos que atacaban a contenidos como los de Brie Larson o Capitana Marvel ha sido uno de los grandes ejemplos del comienzo de estas políticas. Gracias a ellas, presumen de que las visitas a los vídeos que de otra forma habrían liderado en visualizaciones han caído en más de un 50 % en Estados Unidos.