faisal calderon

Telegram es el nuevo OnlyFans

A pesar del aumento de usuarios de OnlyFans, algunos creadores de contenido erótico y pornográfico han creado canales de Telegram para ganar suscriptores.

OnlyFans estuvo durante meses en boca de todos. Fueron días en los que la pandemia ya se había convertido en una realidad que vivíamos a diario. Y, en medio de noticias sobre el coronavirus, aparecían aquellas centradas en esta red social que funciona con una suscripción para tener acceso total al material de los creadores de contenido. Lo que llamaba realmente la atención fue que una gran parte de esa propuesta era erótica o pornoContenido XXX a la carta. Ahora, la plataforma ya es conocida aunque ya no es la única manera de conseguir este tipo de contenido exclusivo. En medio de una vorágine de descargas de Telegram, los canales de la app de mensajería se han convertido en una alternativa a OnlyFans.

Mía empezó a subir este tipo de contenido cuando empezó la cuarentena, “por no tener trabajo ni dinero”. Como la mayoría de personas que toman esta decisión, decidió abrir una cuenta en OnlyFans pero, meses después, se pasó a LoverFans, una red social que se dedica exclusivamente a contenido para adultos, pero que es primo hermano de OnlyFans. Sin embargo, su canal de Telegram es lo que le da mayor rentabilidad.

Las descargas de la plataforma han subido como la espuma en los últimos meses por las nuevas políticas de privacidad de WhatsApp. Telegram ha conseguido arrinconar a la app de mensajería más descargada en todo el mundo. Podría hacer lo mismo con la plataforma que se hizo famosa por su contenido erótico y de suscripción.

Los canales de Telegram: sin intermediarios

Mia decidió abrir su canal en Telegram, en primer lugar, porque no hay intermediarios en los pagos. En plataformas como OnlyFans, los pagos se realizan a través de la app y esta recibe también una comisión que, en el caso de esta última, es del 20%. En cambio, en un canal privado de Telegram, todo el dinero que recibe Mía de sus ‘fans’ va íntegramente para ella. “Mi dinero ganado es mío, sin comisiones ni darle un porcentaje a nadie”, explicó a Hipertextual.

El funcionamiento es sencillo: Mía controla completamente quién entra y sale de su canal de Telegram porque solo pueden entrar aquellas personas a las que ella les manda el link. Para ello, el ‘fan’ tiene que pagar primero por la suscripción. En el caso de Mía, las tarifas son de 10€ al mes, 15€ por dos meses y 25€ por tres. “Depende del tiempo que hayan pagado, una vez se acabe, los echo”. Las opciones de pago son a través de proveedores de servicios de pago como Bizum o Verse.

Fuentes: Hipertextual