Enfrentarlas ya no tiene sentido: PlayStation y Xbox ahora persiguen objetivos diferentes

Con una tremenda expectación encima, Microsoft finalmente celebró el eventode presentación de los nuevos juegos exclusivos de la plataforma Xbox. Si bien desde el año anterior ya era posible especular sobre la estrategia de los de Redmond, el Xbox Games Showcase dejó claras sus intenciones de cara a la próxima generación. Y aunque muchas personas siguen empeñados en impulsar la ridícula “guerra de consolas”, la realidad es que PlayStation y Xbox están persiguiendo objetivos y mercados totalmente distintos.

En la actual generación y en las anteriores, ambas plataformas llegaban al mercado con bastantes similitudes. Lo único que las diferenciaba era su catálogo de juegos exclusivos. Los consumidores solo debían analizar un parámetro para decidirse entre comprar una consola u otra. Sin embargo, hoy más que nunca puedo decir que los caminos de PlayStation y Xbox se han separado por completo. La next-gen nos espera con ofertas que difieren mucho entre sí, principalmente por el rumbo que decidió tomar la empresa de Redmond.

El Xbox Games Showcase era una excelente oportunidad para que Microsoft diera un golpe sobre la mesa. Si bien anunciaron nuevas propiedades intelectuales, no parece que alguna tenga el potencial de convertirse en el nuevo estandarte de la plataforma, en uno que pueda acompañar a los ya veteranos Halo y Gears. La única excepción podría ser Avowed, el nuevo RPG de Obsidian Entertainment. El resto fueron proyectos de menor tamaño o propuestas que retoman marcas del pasado.

No quiero que lo anterior se malinterprete. El evento no fue un desastre ni mucho menos, pero sí nos deja ver que el gran objetivo de Microsoft no es encontrar nuevos personajes emblemas o crear un sin fin de juegos de gran producción (Triple-A) para cazar a Sony, sino hacer los adecuados en cantidad y calidad para impulsar sus servicios. De hecho, la presentación tampoco intentó convencerte de comprar una Xbox Series X. Si lo analizamos a profundidad, no existe un solo título que justifique la compra de la consola en su lanzamiento, ni siquiera Halo Infinite. El título de 343 Industries también estará disponible en la Xbox One y PC. A juzgar por las gráficas mostradas, por ahora está lejos de ser el exponente visual que hará saltar a muchos a la nueva generación.

Según la propia Microsoft, los juegos “exclusivos” de Xbox Series X en los primeros dos años también llegarán a Xbox One. Su propósito es que la comunidad de la antigua consola siga teniendo la oportunidad de disfrutar los lanzamientos de Xbox Game Studios. Es claramente una estrategia en favor del consumidor, sin embargo, también puede perjudicar el despegue de Series X. ¿Por qué razón? Porque al menos durante los primeros dos años no habrá necesidad de adquirir el nuevo hardware para jugar los últimos juegos de Xbox.

Habrá cierto sector del mercado que querrá aprovechar los 12 Teraflops tan pronto como sea posible, de eso no hay ninguna duda. No obstante, otros pensarán dos veces si vale a pagar entre 400 y 500 dólares por experiencias que bien pueden disfrutar en la Xbox One —o PC— que ya poseen. Microsoft conoce el riesgo perfectamente, y lo asumirá porque sus esfuerzos no están centrados en la Xbox Series X, sino en un ecosistema cada vez más sólido gracias a los servicios. A la compañía lo que realmente le interesa es que contrates el maravilloso Xbox Game Pass; el hardware donde le saques provecho no importa demasiado.

Sony, por el contrario, prefirió mantenerse en la senda que le ha permitido triunfar durante cuatro generaciones consecutivas. PlayStation no te ofrecerá el mejor servicio de suscripción, pero sí juegos de primer nivel que regularmente se ganan un lugar entre lo más destacado de cada año. Además, el salto generacional hacia la PlayStation 5 será completo. Títulos como Spider-Man: Miles MoralesRatchet & Clank: Rift Apart y Horizon Forbidden West no se podrán jugar en la PS4, solo en la nueva consola. Aquí no hay opción; te actualizas o te quedas fuera.

Este rumbo no es amigable con el usuario de la anterior consola, ciertamente, pero es el ideal para impulsar las ventas de la PlayStation 5. Las nuevas experiencias jugables son el motivo para adquirir el nuevo hardware; puedes estar seguro que las ventas de la PS5, independientemente de su precio, serán buenas desde el principio. Sony se está ganando a su público haciendo lo que mejor saber hacer: presentar exclusivos. Si la estrategia funciona y el mercado sigue respondiendo positivamente, ¿por qué cambiarla?

Texto por: EBENIZER de Hipertextual