faisal calderon

El blog “Medium” quiebra y cierra

Medium, aclamado durante años por su propuesta de publicidad poco intrusiva, ha atravesado varios cambios de modelo de negocio. Ahora ofrece la salida a los 75 editores con los que seguía contando en plantilla.

Cuando Medium nació en 2012, y sobre todo cuando en 2015 logró su máxima repercusión, se vio como un salvador. El salvador del periodismo reposado en la era del click-bait y los anuncios intrusivos. Y también, como el regenerador del modelo de blog que había alumbrado el comienzo del internet masivo y que había perdido en cierto modo mucha presencia.

Hoy no queda apenas nada de eso. Evan Williams, fundador y CEO de la plataforma (si es que alguna vez se decidió por ser una plataforma o más un medio en sí mismo) anunciaba hace unos días que ofrecía a los 75 editores que seguían en plantilla la opción de una salida pactada. No se ha confirmado, pero es de esperar que esto cese todas las publicaciones propias que Medium había impulsado en los últimos años, y que simplemente se quede, ahora sí, como una empresa tecnológica, y no de medios, que ofrece una plataforma de escritura.

Por el camino hasta aquí Medium ha recorrido muchos cambios en su modelo de negocio, en la relación con escritores independientes y de grupos de medios en sí mismo. Hasta el punto de llegar a desdibujarse por completo.

¿Es Medium una red de blogs, una red de portales, una publicación para bloggear que intentaba buscar dinero directo para los escritores, un CMS como WordPress…? Seguramente, ha querido ser todo y nada de eso a la vez.

Esta es la historia de cómo una idea que fue recibida con los brazos abiertos ha acabado cayendo hasta la intranscendencia. De cómo se ha pasado de la frase “tienes que abrirte un perfil o un blog en Medium” a salir casi completamente de la conversación tanto en términos periodísticos como tecnológicos. Falta el epílogo, pero seguramente también estemos hablando ya de la historia de un fracaso.

Fuente: Hipertextual