Demandan a Warner Bros. por supuestamente sabotear el estreno de ‘The Matrix Resurrections’

The Matrix Resurrections no solo fue una de las películas más esperadas, sino también uno de los fiascos más grandes del 2021.

Si bien era de esperarse una crítica dividida entre los fanáticos de la franquicia, ha quedado la impresión de que la historia no terminó de convencer a nadie. Y si bien muchos han valorado la apuesta de la directora Lana Wachowski por ofrecer algo diferente —lo que de por sí representaba un gran riesgo—, el resultado final no ha sido satisfactorio. Pero como si eso fuese poco, el método que se eligió para su estreno, en simultáneo en cines y HBO Max, sigue despertando polémicas.

Village Roadshow presentó una demanda contra Warner Bros. en la que la acusó de sabotear el estreno de The Matrix Resurrections en las salas de cines para favorecer el número de suscriptores del mencionado servicio de streaming. Según Variety, la productora culpa al estudio de no haberle consultado la decisión de llevar la cuarta entrega de la saga Matrix a HBO Max, y de haber dañado a propósito su recaudación en la taquilla.

Pero la productora no se ha quedado allí. También asegura que el fracaso en la recaudación de The Matrix Resurrections ha puesto en peligro la producción de más secuelas u otros contenidos asociados. Además, para Village Roadshow la presencia de la película en HBO Max ha facilitado la piratería, lo que también provocaría una pérdida de ingresos.

La batalla legal entre Village Roadshow y Warner Bros. no es algo menor en la industria cinematográfica. Estamos hablando de dos compañías que han conformado una de las alianzas más importantes de las últimas décadas; juntas han trabajado en la producción y distribución de un sinfín de películas, entre ellas las tres entregas anteriores de Matrix.

El caso con The Matrix Resurrections es que Village Roadshow asegura no haber recibido ni un centavo por la distribución en HBO Max; eso, sumado a la baja recaudación en los cines, le impediría cumplir con lo que debe pagarle a Warner Bros. para no perder los derechos sobre la película.

Desde WB han salido rápidamente a refutar las afirmaciones de la productora. Según el estudio, no se trata más que de un ardid para evitar el cumplimiento de sus obligaciones contractuales; y aseguran que ya abrieron un procedimiento de arbitraje para dirimir esta historia. Por lo pronto, todo indica que la historia está lejos de terminar, pero parece que la relación entre ambas compañías se ha fracturado definitivamente.